martes, 26 de junio de 2012

Luis Tiant dispara críticas


Miami.- Quizás para muchos la frase “el béisbol de antes no era igual al de ahora” les suene familiar. Probablemente la mención de la era de la “bola ensalivada”, la grama artificial, los parques techados, los especialistas del bullpen, los regímenes de pitcheo, las repeticiones, los cuartos de video, los esteroides…
Entre quienes respaldan esta teoría se encuentra el legendario Luis Tiant, quien con 19 años como lanzador activo en las mayores, jugados en 3 décadas distintas, ha visto la transición del béisbol de los 60 al béisbol de estos días.
“Todo ha cambiado, ahora es diferente el sistema, nosotros lanzábamos con cuatro días de descanso, ellos lanzan cien pitcheos y nosotros lanzábamos doscientos… es diferente la manera como nosotros nos hicimos peloteros a como se hace ahora”, indicó el derecho que sumó 4 temporadas con 20 victorias en su carrera.
Sentado en el banco del Marlins Park durante la gira de los Medias Rojas de Boston al sur de la Florida, “El Tiante”, como se le llegó a conocer en sus años como activo, alza la vista en busca de imágenes en su memoria que le recuerden aquellos días en los que le tocaba encaramarse en el montículo e intimidar a los bateadores con su peculiar wind up, dándole la espalda al plato.
“El problema es que el sistema ha cambiado”, reitera, “pero no ha cambiado para el bien del béisbol, sobre todo los pitchers… bateadores buenos hay muchos, pitchers buenos hay, pero muchos no saben todavía lanzar”. Tiant explicó que, desde su visión, lanzar la pelota al home es una cosa, pero preparar a los bateadores, quitarle o ponerle a un pitcheo, lanzar una curva en determinado conteo, hacer pitcheos pegados para sacar del home al bateador, es otra cosa. “Muchos de ellos no saben eso porque los suben a grandes ligas sólo porque lanzan a 96, 97 100 millas por hora…  pero aquí todo el mundo batea recta y si tú no la tiras donde tú no puedas hacerlo out (al bateador), te van a maltratar, la juventud tiene que aprender eso”, aseveró.
Para Tiant en esta época los serpentineros están obligados a aprender a lanzar en las mayores, ya que la rotación de brazos es alta: “tienen que hacerlo, ya que después de que te dan dos o tres batazos, te sacan y te quitan la confianza y a veces uno llega y se dice ´¿qué hago yo aquí?´, porque los bateadores te maltratan, si ves hoy en día los pitchers que ganan más juegos son los que saben lanzar, si lanzas duro no ganas tanto por lo que tienes que saber donde lanzar y tener control, y eso se aprende”.
El nativo de Marianao, Cuba, quien llegó a lanzar 311 1/3 innings en 1974, tiene fuertes críticas hacia la actual generación de gerentes generales y demás miembros de las directivas de los equipos de béisbol profesional.  Sus diferencias en torno al manejo de los lanzadores no es un secreto, y Tiant no anda con miramientos a la hora de expresarse: “hay mucha gente en el béisbol que no sabe un demonio de este deporte, pero son los que están en una posición importante, son los que mandan y tienes que hacerles caso sepan o no… es difícil para la juventud, uno va a aprender de las personas que han hecho algo en el béisbol y que han sabido jugar pelota, que han estado 10, 15 y 20 años en el béisbol, que tengan colmillo para esto”.
Sin embargo, su recomendación para quienes desean hacer de este deporte una carrera es franca, tanto que se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida: “tienes que enfrentarte a todo, nada es fácil, tienes que sobrepasar y brincar obstáculos y no te puedes dejar, porque si esto fue lo que escogiste cuando eras muchacho y querías ser grandeliga, no puedes dejar que nadie te lo quite, tienes que fajarte para llegar y mantenerte, no es llegar, tomarse un café e irse para su casa”.
Extrañando a Venezuela
Tiant jugó en Venezuela con Industriales de Valencia, Leones del Caracas y Tiburones de La Guaira, fueron muchos años en la pelota criolla, tantos que lo considera como su país. Tiene grandes recuerdos de aquellos años y agradece el calor que le brindaron y aún le brindan los venezolanos: “me han querido y me siguen queriendo y donde quiera que voy hay uno que viene y me saluda, me piden fotos y me hacen sentirme bien porque se acuerdan de uno… me abrieron las puertas, el corazón, me hicieron sentir como si estuviera en mi patria”, sonrió  mientras pasaba su mano por su peculiar bigote.
“Le tengo mucho respeto a Venezuela y a los venezolanos… quiero darles las gracias a todos por haberme tratado tan bien, muchos me reconocen por tantos años que jugué allá, le dicen a sus hijos quien era yo, y uno por lo menos ve el aprecio que le tienen las personas… eso no lo recibe uno en todos lados”, indicó.
Luis Tiant siempre ha sido atento con quienes gritan su nombre desde las tribunas, no duda en sonreír a niños y a los no tanto, mientras conversa de béisbol con cualquier periodista que desea robarle unos minutos de su tiempo para rememorar con nostalgia el béisbol de antaño. Aún anhela ser exaltado al Salón de la Fama, y considera que sus números son superiores a algunos de los ya entronizados y es enfático al señalar que prefiere estar en cuerpo presente en Cooperstown en vez de ser elevado cuando ya no pueda disfrutarlo.

lunes, 25 de junio de 2012

El chamo Vizquel

Miami.- Chuletas de cochino, frijoles, mango, son algunas de las cosas que Omar Vizquel almorzó en el vestidor del Marlins Park antes del primer encuentro entre Toronto y Miami.

“Hay que aprovechar, esto no lo ves en muchos clubhouses”, dijo el venezolano once veces guante de oro.

El criollo ha dado siete imparables en los últimos once juegos en los que ha participado, dejando promedio de .315, pero pese a ello, Vizquel lamenta el escaso tiempo de juego que ha tenido con los canadienses: “sí he dado unos hitcitos por aquí o por allá, pero este período de tiempo que paso en el banco la verdad que afecta bastante, se ha hecho largo entre un juego y otro… a veces paso hasta 12 días sin jugar”. Esto lo ha llevado a ratificar su decisión, Omar Vizquel jugará hasta el 3 de octubre, cuando los Azulejos reciban en el Rogers Centre a los Mellizos de Minnesota, descartando de plano cualquier intención de intentar volver a uniformarse como jugador activo.

“Hasta aquí llegué, ya la mente y el cuerpo me dijeron que hasta aquí podía jugar, me siento bien físicamente pero mentalmente ha sido difícil superar todas esas cosas que han afectado mi oportunidad de jugar más a menudo… yo creo que es hora de empezar una nueva profesión”, comentó serenamente el venezolano que suma 2 mil 699 juegos en el campo corto y que en los últimos años ha pasado por todo el infield y una vez en los jardines.

Esto lo ha llevado a enfocarse en el que desea sea su nuevo rol una vez cuelgue su fiel guante de etiqueta dorada. No es un secreto que Vizquel desea ser mánager y no tiene predilecciones en cuanto a cualquier organización.

Orgulloso de su carrera

 Hasta el juego del sábado, Vizquel ha participado en 2.938 choques en 23 temporadas y dos meses, tiempo que le ha dado la oportunidad de cumplir con creces el sueño que tenía desde que era un infante: “esto ha sido bellísimo, este era el sueño que yo quise hacer realidad desde que estaba en Criollitos, nunca imaginé que el destino me llevara a donde me ha llevado… no me arrepiento de nada, le entregue mi cuerpo y alma al terreno y al juego de beisbol… he tenido suerte, he trabajado, Dios me ha dado la dicha de lograrlo y mi carrera la dedico a mis padres y a los fanáticos que me han apoyado” indicó.

Al comenzar la temporada 2012 de las grandes ligas, Vizquel sumaba 22 mil 130 días de servicio, lo que lo remonta a la zafra de 1989 cuando debutó como campo corto oficial de los Marineros de Seattle.

La diferencia entre aquel Vizquel y el de ahora no es mucha, más allá de algunos claros en la cabellera del criollo. La actitud es la misma, la energía es la misma de aquel muchachito dando sus primeros pasos, quien no supiera de su historia podría pensar, al verlo en el terreno, que es un novato buscando cupo en el equipo, ya que es uno de los primeros en salir a practicar, siempre anda sonriente, está siempre activo, enérgico y no pierde una oportunidad de hacer malabares con los batazos que dan a sus predios, incluyendo su eternamente practicado fildeo de rollings con los pies.

“Estoy disfrutando desde la primera vez que me dieron la oportunidad de jugar… hay algo que se llama el lenguaje corporal y uno confunde si el pelotero está disfrutando su momento… yo aprendí desde pequeño que la manera de tomar el campo de juego demuestra qué tan feliz estás o si quieres jugar ese día y eso lo he tratado de hacer en mi carrera”, explicó.

Charles Nagy es el actual coach de pitcheo de los Cascabeles de Arizona, compartió con Vizquel por varios años con los Indios de Cleveland y da fe de esa energía que tiene el caraqueño: “Es un don que tiene lo que le permite hacer lo que hace… sus manos, sabe jugar, tiene tanta energía que te arropa y da gusto jugar con él, tiene más energía que mi hijo de 12 años, siempre anda corriendo por ahí… es un renacentista moderno ya que pinta, toca los tambores, tiene una línea de ropa, hace de todo, es uno de los mejores que ha jugado béisbol”.

Tan eléctrico se mantiene que durante el juego del pasado viernes tomó una mascota y salió a calentar a Ricky Romero en la mitad del sexto inning mientras J.P. Arencibia terminaba de ponerse los aperos.

Números lejanos y cercanos

Sólo 8 jugadores en la historia de las mayores han llegado a los 3 mil juegos jugados, a Vizquel le faltarían 62 para alcanzar esa cifra. La marca de los 3 mil hits está más lejos, pues suma 2 mil 854 imparables.

Sin embargo, un dato que el propio Vizquel desconocía es que le faltan apenas 19 imparables para igualar a Babe Ruth. Sorprendido, comenta que “no puedo decir lo que significa estar a 19 hits del hombre que inventó el béisbol… es un pelotero inolvidable y estar envuelto en esa categoría me da orgullo, es difícil de creer, da risa porque la gente lo reconoce a uno como un pelotero defensivo y cuando se habla de hits se habla de Ruth, de Jackie Robinson, de Derek Jeter, Ted Williams, Harold Baines, es increíble que a pesar de que yo no bateo, como dice la gente, esté cerquita de legendarios del beisbol”.

Precisamente, un legendario del béisbol, Luis Tiant dio a conocer su impresión sobre Vizquel: “es un fenómeno, mira todos los años que ha jugado y ha jugado bien, él ha sido constante, sólo que ahora no lo ponen a jugar pero ahí sigue dando líneas y las agarra todas en tercera, él es un Salón de la Fama, él se lo merece”.

Por lo pronto, cada día que pase de esta temporada, cada juego, cada turno, cada rodado capturado por su guante, cada récord, se estará despidiendo uno de los mejores, el chamo Omar Vizquel.



Publicado en El Universal el 24 de junio de 2012
http://www.eluniversal.com/deportes/beisbol/120624/vizquel-no-doy-mas

lunes, 18 de junio de 2012

Orgulloso de ser parte de la historia de Boston

Miami.- Minutos antes de la práctica de los Medias Rojas de Boston de este martes se ven tres jugadores conversando en español sentados en uno de los bancos cercanos al terreno del Marlins Park. Mientras observan la práctica de los Marlins de Miami, el cerrador Alfredo Aceves le comenta al venezolano Franklin Morales cómo lanzarle a cada bateador. Al lado de ambos, está el carabobeño Félix Doubront, quien escucha atentamente, pues estaba asignado para lanzar el día siguiente, por lo que estaba afilando sus cinco pitcheos: recta, sinker, cutter, curva y cambio.

El siniestro es uno de los líderes en victorias de los patirrojos, junto con Clay Buchholz. En su primera temporada completa con el equipo grande, el venezolano ha recibido halagos del legendario Luis Tiant, instructor de los Medias Rojas, quien aseguró que “tiene material para ser bueno, no me queda duda, tiene buen brazos, buena curva, buen cambio, solo necesita saber cuándo usar esos pitcheos y ahí es cuando van a empezar a ganar”.

El criollo responde que Tiant lo aconseja desde Spring Trainning: “él me da muchos consejos positivos, me dice pequeñas cosas para animarme y ser agresivo, él fue muy agresivo en su época y cada vez que me monto en el montículo tengo esa agresividad en la mente, cada vez que hablamos lo hacemos de pitcheo y ya me dijo que no me iba a decir más porque me ha ido bien”.

Otros que deben estar orgullosos de lo logrado por el nativo de Puerto Cabello son los miembros del cuerpo de técnicos de la organización “Santa Rosa”, equipo en el que militó como lanzador e inicialista desde sus comienzos en el mundo del béisbol a los 5 años, hasta la categoría Junior: “la mayoría de los coaches que tuve en Criollitos fueron muy buenos, de ellos aprendí la disciplina y saber lo que estoy haciendo”, indicó el serpentinero.

De aquellos días en que su madre, Nancy, lo llevaba a los campos, recuerda que los fines de semana eran los más esperados por él: “yo estaba listo para lanzar una vez por semana, también era buen bate… nunca me sacaban del juego me pasaban al outfield o a la primera base porque era bueno bateando”, sonrió orgulloso el criollo de 24 años de edad.

Los Mets de Nueva York, Bravos de Atlanta y Yankees de Nueva York eran los equipos que estaban en la pelea en los años en que Doubront se estaba preparando para presentarse en sociedad ante el mundo del béisbol organizado, por ende eran sus equipos preferidos. Edgardo Alfonzo, Melvin Mora, Johán Santana y Randy Johnson eran los líderes del joven Félix en el año 2004 cuando ya tenía por lo menos dos años poniéndose a tono con Luis Blasini (actual directivo de los Navegantes del Magallanes) para dar el salto al profesional.

Primero firmó con los  turcos y luego los Medias Rojas de Boston aparecieron en su horizonte para unirse a la organización, gracias al buen ojo del scout Miguel Ángel García: “yo ni sabía quienes eran los Medias Rojas. Al firmar con ellos estaba muy alegre pero ni sabía cuál era la historia del equipo y al estar con ellos me di cuenta y empezó a gustarme, la gente me trataba muy bien y yo sólo me concentraba en hacer el trabajo, afortunadamente con mi personalidad me gané a todo el mundo”, explicó.

Ahora, unos años después, la historia es otra. Boston ha abrazado al venezolano quien develó su afición por la cultura: “la ciudad es bastante histórica, me gusta eso, la historia… es una ciudad vieja, pero muy bonita y aún hay muchas cosas que me faltan por conocer, los museos siempre me han llamado la atención y en los días libres aprovecho para ir con mi esposa y los niños a conocer”.

Boston no es muy conocida por ser una colonia de venezolanos, sin embargo, los Doubront pueden comer sus arepas de vez en cuando ya que hay un local de comida cerca de su casa y por lo general los sábados van a degustar arepas, cachapas o pabellón. Sin embargo, la comida de casa es la que más extraña: “la comida de mi mamá me hace falta, ella me hacía chuletas, arroz, ensalada de tomate, lechuga y cebolla, cada vez que puede me consiente… ¿sabes otra cosa que extraño? la sopa de los domingos… la extraño mucho, siempre la familia se reunía y la pasábamos bien”, dijo.

Precisamente el punto familiar es uno de los que más le costó a Doubront en los comienzos de su carrera profesional, pues “pasar de Venezuela a acá es difícil porque uno viene solo, porque dejas atrás a tus amigos y familia, a mi mamá, que me ha apoyado en todo desde pequeño cuando jugaba en Criollitos, y al venir mi primera vez tuve que demostrar que era fuerte”, explicó. Sin embargo, el criollo demuestra el orgullo de colocar su nombre en la historia de los Medias Rojas, “es un equipo de 100 años, es un honor estar aquí y jugar en Fenway Park, me siento dichoso de estar en este equipo y ser parte de la historia que hay en ese estadio”.

Ese orgullo y su talento los demostró en su visita a Miami. También demostró ser buen oído, pues estar en la conversa entre Aceves y Morales le valió aceptar 3 imparables y par de anotaciones en 7 entradas de labor, mientras alborotaba las redes sociales en los primeros 5 y 2/3 de innings en los que no había permitido imparables.

Publicado en El Universal el 18 de junio de 2012
http://www.eluniversal.com/deportes/120618/orgullo-de-boston

domingo, 10 de junio de 2012

Pitcheo es la clave de los Marlins

Miami.- Esta semana se publicó por primera vez el estatus de la votación para el Juego de Estrellas que se llevará a cabo en Kansas City el próximo 10 de julio, en esa lista sólo dos jugadores de los Marlins de Miami aparecen entre los cinco más votados en sus respectivas posiciones.
Uno de ellos es el venezolano Omar Infante, quien está de tercero, a 74 mil votos de Brandon Phillips de los Rojos de Cincinnati con 512.049 y a 360 mil de su predecesor en la intermedia de los peces, Dan Uggla. José Reyes es el otro de Miami que se asoma en la votación, ubicándose en el cuarto puesto entre los campocortos de la Nacional, a 398 mil votos del líder, Troy Tulowitzki, de los Rockies de Colorado.
Estos resultados parecieran preocuparle poco al mánager, Oswaldo Guillén, quien explicó que según su perspectiva, estas cifras no corresponden a los jugadores más destacados de cada equipo, sino a los más populares.
Quizás por ello se justifica que Rickie Weeks, quien está sufriendo para llegar a los .200 de promedio, esté de cuarto entre los camareros por encima del criollo José Altuve quien es la bujía de los Astros de Houston.  
Guillén puso un ejemplo muy cercano: “(Giancarlo) Stanton tiene buenos números para estar ahí… falta un mes para que se dé el Juego de Estrellas y mucha gente no sabe que es el jugador del mes (de mayo en la Liga Nacional), sin ninguna protección en el line up. Espero que tenga el reconocimiento por cómo está jugando ya que es el responsable de que estemos donde estamos”, indicó Guillén.
Ante la pregunta de si le gustaría que Stanton participara en el Derby de Cuadrangulares, sobre todo por la posibilidad de alterar su swing, el mandamás de los peces explicó que existe una gran diferencia entre su guardabosques y quizás “Bob Abreu, él es un estudioso de su swing… y Stanton no sabe nada de eso, no es tan administrado como Abreu, él debería ir y disfrutarlo”, sonrió.
El estratega también desea que Infante obtenga la invitación porque ha sido el jugador más consistente de los Marlins en el 2012, dice que es el más completo pues “te da un jonrón, te roba una base y te hace la jugada en segunda”.
Sin embargo, aparte de Stanton e Infante, Guillén considera que otros nombres deben ir al Juego de Estrellas en representación de los peces al indicar que “todo mi cuerpo de lanzadores debe ir a Kansas City, sin ellos la historia de los Marlins este año sería otra”.
Las palabras de Guillén vienen respaldadas por la ubicación en el segundo lugar del este de la Liga Nacional, y de sextos en toda la liga, del staff de serpentineros de los peces con 3.79 de efectividad hasta el último juego de la serie contra los Bravos de Atlanta, en la que por cierto se desbarataron recibiendo 21 anotaciones en 27 episodios.
Los abridores son colíderes en toda la Liga Nacional con 38 aperturas de calidad, igualados con los Phillies de Philadelphia. Josh Johnson, Mark Buehrle, Carlos Zambrano, Ricky Nolasco y Aníbal Sánchez se han convertido en  unos verdaderos come innings al estar en el morrito en  366 y 1/3 de los 513 1/3 episodios que ha tenido el equipo incluyendo el juego del pasado jueves, una diferencia diametral en comparación con los Marlins de 2011.
Además, han sido los que han mantenido los juegos a raya cuando la ofensiva no ha carburado, algo que ha sido constante este año, pues, apenas 12 de las 31 victorias que suman los del sur de la Florida hasta el viernes han sido por ventaja de 3 carreras o más, mientras que 20 de las 26 derrotas las han recibido fabricando 3 carreras o menos.
“Los Marlins están donde están por el pitcheo” repitió varias veces Guillén, “sobre todo el abridor… tuvimos problemas con el cerrador pero ya agarró rumbo. Pero mis cinco abridores han sido la clave esencial de este equipo”, agregó.
En cuanto al pitcheo de relevo, indicó que, a excepción de Heath Bell a comienzos de zafra, ha respondido como esperaba, siendo la sorpresa mayor en lo que va de temporada la actuación del submarinista Steve Cishek.
El derecho tiene balance de 4-0 con 1.82 de efectividad en 24 y 2/3 de labor, viniendo en el octavo inning por lo general con el juego apretado en el marcador. La actuación de Cishek no es novedad para los fanáticos de Miami, pues en el 2011, su primer año completo en las mayores dejó efectividad de 2.63 en 54 innings y 2/3.
Guillén destaca un cambio en la mentalidad no sólo de sus lanzadores, sino de todos sus discípulos, explica que están ganando más confianza, “los enseñamos a jugar para ganar, les hacía falta ese detalle, que no todos tenían que ser el más valioso, sino hacer las cosas pequeñas, protegerse unos a otros, no ser personalizados, que les importe más el nombre que va adelante que el que va atrás”.
Y así se evidencia, pues los problemas de ego que se vivieron hasta el año pasado se han disipado este año, mostrando apenas pequeños resbalones muy esporádicos.



 Publicado en El Universal el 10 de junio de 2012


martes, 5 de junio de 2012

Héctor Sánchez: “Aprendiendo como si fuera a vivir por siempre”

Miami.- “¡Héctor, anda a cortarte el pelo!”, grita Gregor Blanco desde un lado del clubhouse de los Gigantes de San Francisco en el Marlins Park. Desde la otra hilera de lockers se oye “el tipo esta full, ¡hay como 3 haciendo cola!” y al voltear se ve la silueta de Héctor Sánchez encogiéndose de hombros para ratificar sus palabras.

El maracayero está en sintonía con Blanco, al igual que con el cuerpo de lanzadores de San Francisco pese a que es su segunda temporada con el equipo grande, la primera en que está desde el principio.

Pese a sus 22 años de edad, Sánchez se maneja como si tuviera varios años arriba, tranquilo, sin mayores presiones, evidencia de que la preparación mental lograda con los Tiburones de La Guaira rindió sus frutos.

“Uno de los factores principales que me ayudó a prepararme mentalmente a la hora de estar en el terreno fue la liga de Venezuela, me ayudó bastante estar allá y jugar con Tiburones…por ello no estoy presionado y trato de estar lo más relajado posible ya que el béisbol en Venezuela es más intenso que el de aquí y lo he manejado bastante bien” indicó el careta de los Gigantes.

Sánchez reitera que la fanaticada de Tiburones influye mucho en el juego, pues considera que exigen más en el terreno que los fanáticos estadounidenses y no permiten errores, lo cual ayuda a mentalizar a los peloteros en desarrollo.

“Aprende como si fueras a vivir por siempre, vive como si fueras a morir mañana”

Sánchez usa en práctica un sweater de los Gigantes con las mangas irregularmente recortadas. En su antebrazo derecho se puede leer esa frase de Mahatma Gandhi: “el autor del tatuaje es  Emanuel Burris, él lo tiene también. Se lo vi el año pasado y me gustó y hasta fue conmigo, me pagó el tatuaje y ese fue uno de los que me hice antes de subir a Grandes Ligas, me inspira, para mí significa vivir el momento porque no sabes dónde vas a estar mañana”, explicó.

Y así demuestra que es, pues cada día en las mayores es un sueño hecho realidad para el venezolano. Estar en Grandes Ligas, ser el receptor particular de quien fue su ídolo desde pequeño (Barry Zito) y estar con caras conocidas que le abrieron las puertas del equipo no tiene precio para él.


 
Uno de los jugadores de los Gigantes con quien tiene más camaradería es el receptor Buster Posey, quien es apenas dos años mayor que el venezolano. Se ve incluso en los calentamientos gastándose bromas: “hablamos mucho ya que yo estoy en proceso de aprendizaje en lo que es mi defensa, él ofensivamente lo hace extraordinario. Nos entendemos bastante porque somos jóvenes, sabemos que estamos aquí en un equipo con un staff de pitcheo bastante bueno, nos apoyamos el uno al otro”, explicó.

Pero quien le abrió las puertas, incluso de su casa fue el antesalista Pablo Sandoval, fue quien lo adoptó dentro y fuera del clubhouse. Y es esa personalidad de Sandoval la que también ha ayudado a Sánchez, incluso cuando ambos están en el terreno defendiendo. El careta explicó que incluso se pasan señas entre cada lanzamiento para “cuadrar” la siguiente jugada.

Las “gracias” de Kottaras

El pasado 21 de mayo, los Gigantes jugaron el juego más largo en lo que va de su temporada. Se enfrascaron en un duelo de pitcheo por 14 innings ante los Cerveceros de Milwaukee en el Miller Park. Sánchez había entrado en el episodio anterior en reemplazo de Posey. En la entrada siguiente antes de salir a batear le dijo al mánager “´dame ese turno que la voy a sacar´, quería darle a los callejones para ganar y me lanzaron el pitcheo que estaba esperando”. Juan Pérez era el lanzador. “Cuando llegué al home, le dije al cátcher contrario (George Kottaras) roomie debes estar cansado y me dijo ´estoy muerto´”. En cuenta de 1-0 el serpentinero le repitió la recta a 92 millas por hora para que el criollo la enviara a las gradas, poniendo adelante a los Gigantes, “cuando llegué al plato luego de darle la vuelta al cuadro me dio las gracias”.

Espera volver con La Guaira

Héctor Sánchez ha vivido muchas cosas intensas desde mediados del año pasado, una de ellas haber jugado con los Tiburones de La Guaira: “No había visualizado muchas cosas en mi carrera desde el año pasado a este, llegar a Grandes Ligas, ir a Venezuela, ser novato del año y comenzar con los Gigantes arriba este año… en Venezuela logré trabajar mi defensa y gracias a eso es que estoy aquí… de mi parte cuenten conmigo, quiero y deseo estar en Venezuela, le agarre un amor tremendo a la liga y a la fanaticada, pero eso no depende de mí, depende del equipo pero espero poder jugar otra vez allá”, indicó.


Publicado en El Universal el 4 de junio de 2012

viernes, 1 de junio de 2012

Mayo de récord para Guillén y los Marlins

Miami.- Un mes para la historia de los Marlins de Miami, ese fue el mes de mayo que culminó ayer con un merecido descanso para los peces.
Los dirigidos por Oswaldo Guillén cerraron el mes con foja de 21 ganados y 8 derrotas, aplastando la marca de 19 triunfos lograda en 1997 y son de hecho, los líderes en laureles en el pasado mes en todas las grandes ligas, por encima de los Angelinos de Los Ángeles-Anaheim, Medias Blancas de Chicago, Rojos de Cincinnati, Indios de Cleveland y Dodgers de Los Ángeles.
La clave, quizás, está en la confianza que los jugadores han obtenido de sí. Esto lo explicó Guillén, quien añadió que “estamos bateando mejor, damos hits con hombres en base y la defensa ha sido sumamente espectacular, ha sido primordial en este mes, y tanto así que pitcheo ha sido el mismo y mira donde estamos”.

El estratega indicó que lo que desea de este equipo es que sea consistente y que no se siente a disfrutar de los intereses logrados con esas victorias logradas el mes pasado pues recuerda que la división Este de la Liga Nacional es una de las más reñidas de las mayores.
La marca se logró sin contar con una de las piezas fundamentales del equipo, ya que Emilio Bonifacio, quien es líder en las mayores en robos de base con 20, está en la lista de incapacitados desde el 20 de mayo a causa de una lesión en el pulgar de su mano derecha.
También los peces tuvieron que colocar a Austin Kearns en la lista de lesionados debido a un tirón en el tendón de la corva. Kearns se estaba encargando del bosque izquierdo luego de que el inicialista Gaby Sánchez fuera enviado a las menores por bajo rendimiento y Logan Morrison terminara encargado de la primera base en su reemplazo.
La defensiva salvó numerosos juegos en mayo, pues de las 21 victorias sumadas, apenas 4 de ellas fueron por 4 carreras. De resto, los triunfos de los Marlins fueron con marcador de 3 carreras o menos.
“No me preocupa la ofensiva porque hay varios peloteros que están bien, pero del sexto al noveno bate no están bateando como queremos, pero estos contribuyen de otra manera, por ejemplo (John) Buck está bateando .164 pero ayuda un mundo en la defensa”, explicó Guillén.
Agregó que es la defensa la que ha ayudado a los abridores a mantenerse por más tiempo sobre la lomita, brindándole descanso al pitcheo de relevo.
En este punto, el lanzador venezolano, Aníbal Sánchez destacó que la clave ha sido jugar duro: “todos salimos día a día a hacer lo mejor que podamos, los abridores hemos tratado de mantener los juegos cerrados hasta que los bates respondan”, dijo.
Y precisamente uno de los bates que estaba apagado en el mes de abril y que dió un vuelco diametral fue el de Giancarlo Stanton, quien apenas sumó un vuelacercas en el primer mes de la temporada, pero en mayo se encendió para sacar 12 pelotas del parque. De hecho, uno de esos estacazos fue a parar en la pantalla gigante que está sobre la grada del jardín izquierdo del Marlins Park, dañándola parcialmente ante un lanzamiento de Jamie Moyer.
Stanton se cansó de dar batazos en mayo

Oswaldo Guillén reitera que le encantaría sumar 20 ganados cada mes: “lo que no quiero es que lo bueno de mayo desaparezca con la llegada de junio… es muy positivo que fuimos los peores en abril y ya en mayo estemos en segundo lugar, vamos paso a paso y queremos seguir así todo el año”, indicó.
Uno de los puntos que aún queda por mejorar es el cierre de los juegos, de hecho, Sánchez indicó que la diferencia entre abril y mayo está en que están terminando los juegos como debe ser. Y es que el cerrojo, Heath Bell, no las ha tenido todas consigo. El derecho adquirido en postemporada comenzó con balance de 0-3, 3 salvados en 6 oportunidades y efectividad de 11.74. Bell indicó que asuntos familiares (el grave estado de salud de su padre) y problemas en la mecánica fueron los culpables de ese desastroso arranque, pero que ya superados en parte le han permitido que en los últimos 14 juegos tuviera balance de 2-0 con 7 salvados en 8 ocasiones y efectividad de 7.20.
Los Marlins cerraron mayo con una barrida de 3 juegos sobre los punteros Nacionales de Washington, poniéndose a medio juego de la punta, mientras este viernes comienzan una serie de 3 encuentros ante los Phillies de Philadelphia buscando adueñarse de la punta del Este de la Nacional.
La mayoría de los jugadores coincide que manteniendo la consistencia se va a lograr el objetivo de pelear por el anillo de Serie Mundial. Con el restablecimiento del line up titular y la mejora en el relevo, mas la próxima incorporación de Juan Carlos Oviedo, los Marlins tienen material de sobra para complacer a Oswaldo Guillén y al público del sur de la Florida.





Publicado en El Universal el 1ero de junio de 2012
http://www.eluniversal.com/deportes/120601/mayo-fue-de-los-marlins

Rafael Betancourt: “Enfoque a diario”

Miami.- Esta es su primera temporada como cerrador oficial desde que llegó a las mayores en 2003, y quizás ha sido el enfoque que tiene Rafael Betancourt sobre el juego diario lo que lo ha mantenido en las mejores condiciones para aparecer en las postrimerías de cada encuentro desde que se graduó de grandeliga.
El derecho ha actuado en 17 encuentros en la actual temporada, sin incluir la doble tanda del lunes, 9 de los cuales han sido en situación de salvado, logrando llevarse el rescate en 8 ocasiones. Desafortunadamente el récord de los Rockies de Colorado en la actual temporada no le ha brindado más oportunidades de apagar las luces para los rocosos.
Sin embargo, el cumanés llega al parque todos los días con la visión de que estará en el montículo en esa jornada, independientemente de su actuación la noche anterior o el récord del equipo.
“Es importante hacer las cosas día a día, y yo que soy relevista, que no sé cuando voy a lanzar, considero que la parte mental es importante para saber prepararse. Tengo mi rutina, todos los días, cuando salgo a la practicar, a trabajar, soltar el brazo, me obligo a pensar que ese día tengo que lanzar, y así no me toque al día siguiente hago lo mismo, es la parte mental que debes tener como relevista y eso me ha dado resultados”, indicó el derecho.

Betancourt fue set up de Cleveland y Colorado y en esos roles la presión es bastante elevada debido al riesgo de echar a perder un juego faltando poco para que culmine. Pese a ello, el criollo no se coloca presiones extras: “Para mí el trabajo que hacía como set up era complicado… venía a lanzar con el equipo arriba, tenía que mantener el score, y ahora lanzar el noveno es hacer el último out. No me he puesto esa presión extra porque nada más ir a lanzar allí no es fácil, y trato de no llevar cosas en la mente, trato de ir out por out y así me van saliendo mejor las cosas”, dijo.
Con tres lanzamientos, la recta, la curva y el cambio de velocidad ha logrado dejar con la carabina al hombro a 18 rivales, principalmente utilizando la bola rápida que oscila entre 94 y 96 millas por hora, la cual considera que lo ha ayudado a mantenerse en las mayores y a ser más agresivo contra los bateadores contrarios.
También su control ha sido importante para el rol de cerrojo de Colorado. El cátcher Wilin Rosario, quien es el receptor suplente de los rocosos, ha destacado el dominio de los pitcheos del venezolano: “es el lanzador con mejor ubicación de los pitcheos que he visto… tu puedes poner una tacita de café en un lugar y un botellón de agua en otro y él les va a dar con todos sus pitcheos”, señaló.
Betancourt considera que hasta ahora todo le ha salido como tenía planificado, pues señala que “Gracias a Dios me he sentido bien físicamente, he tenido salud… todo ha ido como lo esperaba que es lo que siempre pido, lamentablemente no hemos ganado que para mí es importante, y espero que todo empiece a salir mejor y que comencemos a ganar”.
Esa planificación viene desde los entrenamientos de primavera, a los que llegó con la aspiración de no tener un comienzo lento como los ha padecido en años anteriores. Sus números preocuparon al principio, pues de los 33 serpentineros que desfilaron por el montículo por los Rockies, Betancourt se ubicó en el puesto 21 con la peor efectividad (5.63).
Pero el derecho le resta importancia a esas cifras: “no es que no me importe lo que pase en Spring Training, pero hay cosas que tienes que ir haciendo en rutina. Yo paso casi 4 meses sin jugar y te vas a adaptando, vengo en un inning y hay cosas que necesito trabajar, no estoy pendiente de la velocidad sino de trabajar mis pitcheos”, indicó al tiempo en que agrega que los entrenamientos de primavera los usa para trabajar las cosas que necesita, como el comando de sus envíos y la mezcla en el repertorio.
Mientras tanto, disfruta el ambiente latino que hay en el clubhouse de los Rockies, con la presencia de muchos venezolanos. Destaca que eso es algo en lo que ha venido trabajando la gerencia del equipo y que la diferencia es notable.



Publicado en El Universal el 31 de mayo de 2012

Gregor Blanco llegó para quedarse

Miami.- Gregor Blanco llega al Marlins Park para la serie entre los Gigantes de San Francisco y los Marlins de Miami. Con calma se va poniendo el uniforme de práctica mientras conversa con Fernando D´Vicente, nativo de Venezuela, quien es uno de los encargados del clubhouse de visitantes en el parque.
“Chamo, préstame tu teléfono por favor”, le dice a D´Vicente y éste se lo entrega para que el guardabosques de los Gigantes llame a un conocido para recordarle la hora de juego.
Blanco luce tranquilo, seguro de que no tiene que convencer a más nadie. Comenta que esta temporada ha sido fenomenal para él, pues a su juicio todo le ha salido estupendo. Da gracias a Dios y a su madre, “quien me acompaña en cada momento desde el cielo… y a la dedicación que he puesto para estar en el máximo nivel… aún la temporada es larga, mi meta no es quedarme aquí nada más sino ayudar al equipo que me ha dado la confianza de jugar a diario y quiero hacerles el trabajo… sé que han puesto la mano por mí y voy a hacer lo posible por darles la razón”.


A diferencia de su posición en Venezuela, en San Francisco es colocado como jardinero derecho, pues el centro está dominado por el boricua Angel Pagán y la izquierda es propiedad del dominicano Melky Cabrera, sin embargo, comentó que pese a que pensó que iba a ser más difícil, no ha tenido mayores contratiempos: “en San Francisco es difícil jugar right field, la pelota para donde salga siempre hace algo diferente,  no me siento tan perdido como me imagine que iba a estar”, sonrió el caraqueño.
Para esta mudanza a la pradera derecha del AT&T Park ha tenido entrenamiento extra, pues el parque cuenta con un muro de ladrillos colocado en un ángulo tal que hace que el rebote de los batazos sea una prueba a los reflejos de cualquier outfielder.
El mánager Bruce Bochy lo ha colocado como primer bate en las 21 oportunidades en que lo ha puesto en acción esta temporada, sin incluir el juego de anoche, enviándolo a robar en 6 ocasiones y teniendo resultado positivo en 5 de ellas.
El estratega confesó que disfruta ver el estilo de juego del criollo: “es destacable su trabajo, hizo el equipo como invitado sin cupo en el roster, nos dio lo que necesitábamos, se embasa, le da energía al line up, lleva a los lanzadores contrarios a hacer muchos pitcheos”, indicó.
Además, el estratega destacó la capacidad de Blanco de anotar carreras, parte de ello por su habilidad de tomar boletos y por ello es el líder en esta estadística con 20 en 111 oportunidades: “estamos contentos de tenerlo, me gusta verlo cuando está en base, es consistente y ha hecho un gran trabajo anotando carreras… a veces se va de 2-0 pero anota dos carreras y eso es lo que necesitamos ahora”, indicó Bochy.
Pese a que es su tercer equipo distinto en las mayores, Blanco se siente a gusto en San Francisco, independientemente de que el clima frío no sea el más atractivo. Explicó que la ciudad es muy activa, muy bonita y con paisajes increíbles. Comentó que se siente como si hubiera jugado allí por muchos años: “yo creo que es por el mismo ambiente que vivo en La Guaira, los comparo mucho, son estadios diferentes claro, pero en nivel de presión y de fanáticos es casi lo mismo y me quiero seguir ganando a la fanaticada para sentirme aun más a gusto espero que dure muchos años aquí porque me gusta la ciudad, mis compañeros, la gerencia, el mánager”, dijo el toletero zurdo.
El ambiente cálido de Miami, que cuenta con muchos fanáticos venezolanos que van al Marlins Park puede contrastar con el de San Francisco, incluso desde el punto de vista culinario según explica Blanco, pues, en la costa oeste de Estados Unidos se le hace complicado conseguir los ingredientes para el plato más reconocido de Venezuela: “es bien difícil, pero mi esposa se las ha ingeniado para conseguir la harina, hemos hecho magia para conseguirla, gracias a Dios tengo mi arepita todos los días”, indicó.
Con Tiburones seguro
El Jugador Más Valioso de la 2011-2012 destacó lo importante que es para él jugar en la LVBP pues lo mantiene en forma para los entrenamientos primaverales. Sin embargo, pidió a la fanaticada de La Guaira un poco de comprensión: “Sabemos que va a ser imposible estar desde el principio, por más que los fanáticos quieran también tienen que entender que soy un ser humano y que tengo que descansar. Si fuera por mí jugara todos los partidos en Venezuela,  lo que si sé es que voy a jugar sea como sea, y los fanáticos se lo merecen, y a mí me encanta verlos en la tribuna” indicó Blanco, quien agregó que fue gracias a su desempeño con los Tiburones de La Guaira que pudo demostrar que estaba recuperado de la operación de su muñeca y por ende, pelear por un cupo en San Francisco.



Publicado en El Universal el 28 de mayo de 2012