lunes, 30 de septiembre de 2013

Miguel Cabrera campeón bate pese a las lesiones

Miami.- Miguel Cabrera llegó al Marlins Park este domingo antes del último juego de la temporada regular, con la tranquilidad de no estar obligado a jugar para clasificar a los Tigres de Detroit, a sabiendas de que aún no se recupera de la lesión en la ingle de su pierna izquierda.
 
Este ha sido el año en el que menos ha jugado, pese a que no le gusta estar en el banco, independientemente de como esté físicamente pero la lesión se le ha agravado, y espera recuperarse pronto.
 
El criollo, sabía que no estaba en el line up, pero luego de saludar a algunos de sus compañeros de equipo revisó la alineación colocada en el clubhouse, sólo para estar seguro: “Déjame ver por si acaso, no vaya a ser que se haya equivocado… listo, estoy en la banca, muy bien”, dijo entre bromas.
 
Cabrera no está listo ciento por ciento de su lesión, de hecho, no pensaba jugar en la serie de Miami, pero en vista de la cantidad de venezolanos que llegaron a la Florida para ver al campeón bate de la Liga Americana tomó varios turnos en los primeros dos juegos.
 
La decisión de ponerlo a jugar en Miami le rindió frutos, pues se fue de 7-4, para sentenciar el campeonato de bateo con .348, su porcentaje más alto en los títulos que ha obtenido.
 
“La clave de este año fue que he sido más consistente… desde el comienzo de temporada hasta agosto fui consistente, estuve bateando para promedio, empujando carreras, lamentablemente el último mes no fue igual pero pude mantener el average y los números ya estaban allí”, indicó el maracayero.
 
El manager, Jim Leyland, está satisfecho con los logros del criollo, pero más aún con su evolución médica, que aunque lenta ha sido progresiva.
 
Obviamente que sabiendo la calidad de Cabrera y todo lo que es capaz de hacer, los lanzadores contrarios han hecho maromas para dominarlo, sin embargo, los resultados no son los esperados. La clave es, según explicó, que el criollo estudia qué hacen los lanzadores cuando hay hombres en posición anotadora, pues, “en ese caso ellos no se fijan en quién batea sino que traen su mejor juego y uno se guía de ahí, yo estudio los pitcheos que hacen y en eso me baso”.
 
También el hecho de estar en una de las alineaciones más ofensivas de la liga le ha ayudado a mejorar los números, y lo que ha hecho que Cabrera se concentre en estar sano para la postemporada y así sacarse la espinita de la Serie Mundial pasada.
 
“Este equipo ha mejorado, tenemos a Torii Hunter, Víctor (Martínez) volvió, tenemos a un short stop defensivo como José Iglesias, hay mucha gente que puede hacer el trabajo, estamos ligando a que el pitcheo nos mantenga en el juego con chance de ganar, tenemos tremendos abridores”, explicó.
 
Los Atléticos de Oakland serán los primeros rivales de los Tigres de Detroit a partir del próximo viernes en la postemporada, en la que otra historia empezará a escribirse para Cabrera y Detroit: “la meta es ganar, esperemos estar sanos cien por ciento y rezarle a Dios y encomendarnos a él para que las cosas salgan bien… Oakland tiene mucho talento joven, la gente no los reconoce porque no ganan mucho dinero, pero son peloteros que fueron los mejores prospectos en sus organizaciones, y llegaron a ese equipo en cambios… tienen buen pitcheo y se embasan bastante”, explicó.



Publicado en El Universal el 30 de septiembre de 2013
http://www.eluniversal.com/deportes/130930/el-mejor

Henderson Álvarez culminó la temporada con nohitter de infarto

El venezolano lanzó el sexto nohitter para un criollo y el quinto en la historia de los Marlins, también es el sexto que se define dejando en el terreno al rival 

 
 
Miami.- El derecho venezolano Henderson Álvarez pasó al libro de marcas para el pitcheo venezolano en las grandes ligas al dejar sin hits ni carreras a los Tigres de Detroit y ver como los Marlins los dejaron en el terreno 1 carrera por 0 en el Marlins Park.
 
Amparado en su slider y el cambio de velocidad, Álvarez dominó a placer la toletería de los Tigres de Detroit que no contó con Miguel Cabrera, quien debe viajar hoy a chequearse la ingle en Philadelphia y que previo al juego agradeció no estar en el line up pues, según dijo, “ese chamo te tira veneno”.
 
El juego se definió en el cierre del noveno con dos outs, cuando un wild pitch de Luke Putkonen, que permitió que Giancarlo Stanton pusiera punto final a la temporada de los Marlins, y de qué manera.
 
Su rival en el montículo era Justin Verlander, y en el ambiente existía el comentario de buscar la barrida ante los bengalíes en la última serie en la temporada de los peces.
 
Los innings pasaron sin mayores novedades, toda vez que estaba desarrollándose un interesante duelo de pitcheo entre el criollo y uno de los mejores lanzadores de los últimos años.
 
El único momento en que se le cortó el aliento a Álvarez ocurrió en el sexto acto, en que un batazo del propio Verlander cayó pegado a la raya de foul de la derecha al que Giancarlo Stanton no le llegó por apenas unos pies.
 
“A la pelota en el aire le soplé, le recé y de hecho creí que había caído en zona buena hasta que vi al umpire y el propio Verlander se devolvió pasándome cerca sonriéndome”, dijo un ya más calmado Álvarez.
 
Al siguiente pitcheo, una slider abajo sirvió para pasarle factura al susto que le dio el abridor de Detroit.
 
Fue ese el momento en que se dio cuenta de la hazaña que estaba logrando, con el enfoque puesto en colocar sus pitcheos abajo.
 
En el interín, los Marlins dejaron 7 corredores en base.
 
Llegado el noveno episodio, Álvarez dio cátedra de reflejos al sacar los dos primeros outs con batazos de frente a él de Alex Ávila y Don Kelly. Segundos más tarde, la concentración y los nervios le hicieron una broma a Álvarez, pues Mark Tuiasossopo fue retirado por la vía de los strikes para terminar el inning y el venezolano estalló de emoción para en apenas un segundo darse cuenta que sus compañeros iban vía al dugout sin acercársele.
 
“Allí fue que (Plácido) Polanco me dijo que aún no habíamos anotado y que sin eso no podíamos ganar”, comentó entre risas.
 
Llegado el cierre del noveno, los Marlins no desperdiciaron la oportunidad luego de un out, Giancarlo Stanton dio sencillo al centro haciendo swing buscando finalizar la temporada de una vez. Los 28 mil 315 de fanáticos presentes se pusieron de pie ligando la carrera, el triunfo y el no hit de Álvarez.
 
Logan Morrison también dio sencillo para que Adeini Hechavarria entregara el segundo out con rodado al campocorto cuando la defensa de Detroit estaba jugando adentro.
 
Los jugadores de los Marlins se pusieron en la baranda del dugout ligando una carrera mientras Chris Coughlan recibía boleto para llenar las bases y dos fuera.
 
El Marlins Park se convirtió en un manicomio cuando Greg Dobbs era anunciado como emergente y Álvarez salía al círculo de espera con la posibilidad de finiquitar la hazaña y finalizar la difícil temporada con un buen sabor de boca.
 
“Ahí empecé a emocionarme, a ponerme nervioso, dije ´Diosito dame un hit y una carrera´”, indicó.
 
Putkonen lanzó una curva adentro y contra el suelo que no pudo ser detenida por el receptor permitiendo que Stanton volara al plato, a lo que Álvarez lanzó al aire su bate y su casco y recibió el abrazo de Justin Ruggiano y su receptor de todo el juego Koyie Hill quienes saltaron desde el dugout, al tiempo en que la fanaticada, con mucha presencia de venezolanos, le rindió una merecida ovación.




Publicado en El Universal el 30 de septiembre de 2013
http://www.eluniversal.com/deportes/beisbol/130930/henderson-alvarez-y-su-no-hit-no-run-sople-y-rece-a-la-pelota