viernes, 29 de agosto de 2014

Martín Prado: el venezolano en que confían los Yankees

Los Yankees de Nueva York aún mantienen esperanzas de meterse en la postemporada, algo que para los amantes de este deporte, de concretarse, sería una buena manera de decir adiós a uno de los grandes jugadores de la generación de los 90, Derek Jeter, quien se retira como jugador profesional en menos de dos meses.

Hasta hace un mes aproximadamente el equipo estaba en el tercer lugar de la tabla de clasificación, lejos de los Azulejos de Toronto quienes vivían las mieles de los batazos de José Bautista y Edwin Encarnación mientras Mark Buehrle y compañía hacían de las suyas en el montículo.

Pero esa época ya pasó.

Quienes pensaban que los Yankees debían tirar la toalla antes del 31 de julio tomaron un impulso mientras otros cambiaron de opinión cuando se empezaron a conocer los movimientos que estaba haciendo el gerente general del equipo, Brian Cashman.

Para el momento era harto conocido que John Lester, abridor de los Medias Rojas de Boston y David Price, homólogo en los Rays de Tampa Bay, estaban en el mercado. Dos zurdos estelares que calzarían perfectamente en la hospitalizada rotación de Joe Girardi.

Pero en definitiva Price aterrizó en Detroit, mientras que Lester se mudó a Oakland para dejar a muchos con la boca abierta ya que los Atléticos no eran contendientes para conseguir al siniestro.

Esto dejó sin aspiraciones de conseguir lanzadores a la gerencia de los Yankees, por lo que optaron por reforzar dos puntos débiles en la alineación, la tercera base y el bosque derecho.

Para tapar el hueco que dejó Alex Rodríguez debido a su suspensión, Cashman adquirió a Chase Headley a cambio del venezolano Yangervis Solarte. De los candidateables, Headley era la mejor alternativa para cuidar la esquina caliente en el Bronx.

Ante el hecho de que Carlos Beltrán ha jugado poco en los jardines debido a molestias en sus rodillas y en su codo derecho, hacía falta un jardinero, o alguien que pudiera resolver ese problema, por lo que los ojos de Cashman se enfilaron hacia Phoenix, ya que existía la posibilidad de que Martín Prado pudiera estar en el mercado.

Prado estaba bateando para .270 con cinco vuelacercas y 42 carreras impulsadas con los Diamondbacks de Arizona, puede jugar tercera, segunda base y el bosque izquierdo, mas tenía poca, en realidad muy poca experiencia en el jardín derecho.

Pero probablemente Brian McCann metió la mano ahí…

Prado, de Arizona a Nueva York


La negociación que culminó con la llegada de Prado a los Bombarderos del Bronx tuvo momentos de tensión, Cashman tenía rato intentando adquirirlo antes de la fecha límite del 31 de julio a las 4:00 de la tarde.

Arizona pedía a los Yankees algo más que el receptor Pete O´Brien, por lo que la negociación llegó a un punto muerto a falta de una hora para el vencimiento del plazo para hacer cambios de jugadores sin pasar por la figura de waivers.

Ante esto, Cashman decidió buscar otras alternativas por lo que apareció en el panorama el nombre de Stephen Drew, quien había perdido el puesto de campocorto de los Medias Rojas de Boston a manos del nativo de Aruba, Xander Bogaerts, por lo que los patirrojos accedieron enviarlo a la gran manzana.

Una vez concertada la transacción, Cashman recibió una llamada de Kevin Towers, Vicepresidente Ejecutivo y Gerente General de Arizona, diciéndole que aceptaba a O´Brien a cambio de Prado, llamada que motivó que el Gerente General de Nueva York pegara el grito en el cielo, pues ya se había concretado la adquisición de Drew y sus tres millones de dólares de contrato.

Cashman llamó a Hal Steinbrenner, propietario de los Yankees, para que le diera la autorización de aceptar al venezolano, y fue tal su argumentación que el heredero del “Boss” dio el visto bueno pese a que ya tenían un utility recién adquirido en Drew.

Alien en Nueva York


Nueva York no es la ciudad preferida por el nativo de Maracay, que como contó Wallace Mathews de ESPN New York, Prado le aseguró que “cuando estaba con Atlanta e íbamos a jugar contra los Mets, me sentía incómodo, no me gusta tanta gente… era una sensación de que ´no me gusta esta ciudad´”.

Un punto que pareciera ser un problema para el venezolano, pero que con el paso de los días se ha ido solucionando, o al menos así parece.

Y es que pese a su serenidad, seriedad y profesionalismo, Prado ha traído de vuelta la chispa que necesitaban los Yankees, un conjunto golpeado por las lesiones de varios nombres importantes en su cuerpo de abridores, que decidieron dejar libre a Alfonzo Soriano hace varias semanas, que arrancaban el mes de agosto con muchas caras nuevas y con 55 ganados y 53 perdidos, ubicándose en el tercer puesto de la División Este de la Liga Americana.

Actualmente siguen a seis juegos de la punta de la División, igual diferencial que tenían para el 31 de julio, pero ahora sin los Azulejos de Toronto escoltando a los Orioles de Baltimore.

Permítame describir el clubhouse de los Yankees de Nueva York para quienes no han podido ingresar alguna vez: el ambiente es tranquilo, no hay música a todo volumen, ni algún jugador que eleve el tono de voz más de lo debido (pese a algunas carcajadas de fondo de Francisco Cervelli), es elitesco, ahí cada quien sabe cuál es su rol en la franquicia más famosa del mundo y si ellos acaban de ganar el juego, pues, la sensación es de que se cumplió con la tarea del día y que mañana hay que repetirla, de lo contrario estar allí es un fracaso.

Es como estar acostumbrado al escándalo de la sala de redacción de un periódico y luego entrar en la sala de operaciones de la oficina de corredores de bolsa más importante del país con sus 10 monitores por computadora, muchos empleados pero una tranquilidad tensa.

Una cultura de la victoria que impuso George Steinbrenner y que le ha rendido frutos a lo largo de los años.

Y Martín Prado está acostumbrado a ganar, lo hizo jugando en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional con los Tigres de Aragua cuando empezó la dinastía de éxitos del llamado “equipo del milenio”, y su manera de jugar demuestra que está hecho para tener buenos resultados con los Yankees.

Al punto en que una vez llegado al equipo su versatilidad y actitud le permitió dar el “sí” a Joe Girardi cuando le preguntó si podía arrancar en el bosque derecho, algo que apenas había hecho por dos innings durante su carrera en las mayores.

“Le dije a Brian Cashman que quiero ayudar a mis compañeros y a mi equipo a ganar juegos, sea lo que sea que tenga que hacer lo haré con tal de asumir el reto que tenga que asumir para poder ganar”, dijo.

Precisamente es el equipo de la Gran Manzana uno de los pocos que no pasó por su mente cuando empezaron a sonar los rumores de que iba a ser cambiado por parte de los Cascabeles de Arizona: “nunca pensé en ellos, ni me veía en esta ciudad”, dijo.

Precisamente fue McCann quien le dio la bienvenida vía telefónica, ambos habían jugado juntos con los Bravos de Atlanta.

Los columnistas de los medios newyorkinos criticaron la llegada de Prado, o más bien, la ausencia de un nombre rimbombante en la lista de adquisiciones del equipo. De Prado se criticó su baja ofensiva en la primera parte de la temporada y la evidente poca experiencia en el bosque derecho.

Ante esto, Cashman responde que son los intangibles los que hacen la diferencia “tiene una gran reputación, es un muchacho rudo y un jugador al que le gusta dar el máximo”.

Martín Prado nos había dicho años atrás durante una gira de Atlanta a Washington, que la ofensiva no le preocupa, por lo que trabaja para fortalecer los demás aspectos de su juego: “gracias a Dios siempre he sido buen bateador y cuando tengo que mover a un corredor o traer una carrera afortunadamente siempre las cosas me salen bien”.

A Martín Prado le quedan dos años de contrato aparte de los dos meses que restan de temporada, y tiene la oportunidad de brillar en una ciudad difícil desde todo punto de vista. Un reto nada fácil para un venezolano que salió de Maracay para triunfar en la capital del mundo.



Publicado el 28 de agosto de 2014 en:

ESPN Deportes Miami:
http://espndeportesmiami.com/martin-prado-el-venezolano-en-que-confian-los-yankees/

Miami Diario:
http://www.miamidiario.com/deportes/beisbol/venezuela/yankees-de-nueva-york/martin-prado/new-york-yankees/328283