jueves, 30 de octubre de 2014

El fin de la era Selig

El miércoles 29 de octubre llegaron a su final dos cosas importantes vinculadas al béisbol de Grandes Ligas, con lo que se inicia un período de al menos cuatro meses sin la acción en los diamantes de las mayores y el inicio de una nueva era.

Ya se sabe quién fue el campeón de la temporada 2014 con la entrega del Trofeo del Comisionado, precisamente presentado por última vez por Allan “Bud” Selig, quien a partir de estos días de otoño sin béisbol comienza su retiro de la oficina que dirigió oficialmente desde 1998.

Selig dejó su oficina en Park Avenue en Nueva York como uno de los Comisionados que revolucionó positivamente el béisbol, con aportes novedosos y adaptando el deporte a los tiempos modernos en que muchos factores, como por ejemplo, la tecnología, rigen nuestras vidas.

Obviamente también hay detractores que tienen puntos válidos en contra de la gestión del antiguo propietario de los Cerveceros de Milwaukee.

Selig logró ingresar al mundo del béisbol de Grandes Ligas tras ser un reconocido abonado cuando los Bravos estaban instalados en su natal Milwaukee. Luego de que el equipo se mudó a Atlanta, Selig conformó una organización llamada “Teams Inc.” y que posteriormente se llamó “The Brewers”, que pretendía devolver un equipo de Grandes Ligas a la ciudad y que de momento logró llevar varios juegos de los Medias Blancas de Chicago.

En 1970, tras la bancarrota de los Pilotos de Seattle, “The Brewers” logró obtener la aprobación de compra de la franquicia con Selig al mando y convertirla en los Cerveceros de Milwaukee.

De ahí en adelante todo fue en subida para Selig, con algunos ataques de hipo.

En septiembre de 1992 el entonces Comisionado, Fay Vincent, presentó la renuncia a su cargo, obligando a los dueños de equipo a conformar un Consejo Ejecutivo en el cual estuvo Selig como miembro. Su liderazgo dentro de este comité le hizo ganar puntos, que en apenas dos días le obtuvo el cargo de Secretario del Consejo Ejecutivo de MLB.

La huelga

El primer gran reto lo tuvo en 1994 cuando se llevó a cabo la huelga de peloteros, quienes rechazaban, entre otras cosas, la propuesta de incorporación de un tope salarial para los equipos en la discusión del nuevo contrato colectivo.

Asimismo, el sindicato de jugadores rechazó la práctica de colusión (pacto ilícito en daño de tercero) en detrimento de jugadores agentes libres, presuntamente perpetrada por el propio Selig y el dueño de los Medias Blancas de Chicago, Jerry Reinsdorf, quienes junto con el resto de los propietarios fueron obligados posteriormente por un tribunal a reponer US$10.000.000 a 11 peloteros víctimas de esta modalidad.

La huelga motivó la cancelación de lo que quedaba de temporada 1994 con lo que se puso fin a la posibilidad de Tony Gwynn de convertirse en el último jugador en batear para .400, de Matt Williams de imponer una nueva marca de jonrones en una temporada, de los Expos de Montreal de pasar a la postemporda y de Don Mattingly de finalmente obtener un banderín con los Yankees de Nueva York.

Finalizada la huelga, en la que los propietarios salieron con las tablas en la cabeza, Selig fue castigado por la fanaticada que consideró una ofensa hacia ellos los motivos de la huelga. Esto se evidenció en el descenso de 20% en la asistencia a los estadios en 1995, según publicó la agencia Associated Press (AP) el 10 de agosto de 2004.

Selig se vio obligado a ingeniárselas para hacer regresar el público a los estadios, aunque sólo dejó pasar las cosas ligando que el tiempo hiciera olvidar la huelga… hasta que aparecieron dos ángeles de la guarda, uno nacido en Pomona, California y el otro en la mayor cuna de grandeligas del planeta, San Pedro de Macoris, en la República Dominicana.

Sosa y McGwire

En 1998 Mark McGwire y Sammy Sosa se enfrascaron en una tórrida carrera por romper la marca de cuadrangulares de Roger Maris que terminó cambiándole la cara al béisbol. La fanaticada volvió a llenar los estadios para disfrutar de estos dos gladiadores.

En julio de ese año Selig fue electo por aclamación como nuevo Comisionado de Grandes Ligas y con McGwire y Sosa, entre otros, vendiendo camisetas y metiendo fanáticos en los estadios, las cosas iban mejorando evidentemente en todo sentido, principalmente el económico.

La fiesta de los jonrones hizo olvidar la huelga, los fanáticos estaban inmersos en una bacanal de batazos de larga distancia cuyo elixir parecía infinito, al punto en que el año 2000 se promedió 2,34 cuadrangulares por juego, cifra que no ha podido ser batida.

Todo esto hasta que en 2007 apareció el llamado “informe Mitchell”, elaborado por el ex Senador, George Mitchell, en el que se publicaron los nombres de jugadores que estarían envueltos en una trama de esteroides y dopaje.

La aparición de este informe bajó de un solo jalón el promedio de cuadrangulares por juego a 2.01 en 2008, la cifra más baja desde 1993, según AP.

Entre las recomendaciones hechas por Mitchell estaba la de crear una unidad de investigación, que se encargara de luchar contra los fraudes en la contratación de peloteros, así como la de establecer nuevas normas en la lucha contra el dopaje.

Estallados los casos de Barry Bonds, Roger Clemens, Rafael Palmeiro, McGwire y Sosa entre otros, Selig, quizás con la soga al cuello, negoció y acordó en años posteriores con el sindicato de jugadores un nuevo reglamento antidopaje que buscara lavarle nuevamente la cara al deporte tras sufrir un duro golpe de imagen ante la colectividad.

Los aportes

Pero Selig también sumó cosas buenas al béisbol. De hecho, la lista es relativamente larga:
1.- Juegos interligas.
2- Repartición de ganancias entre los equipos.
3.- Formato de tres divisiones en ambas ligas.
4.- La creación del Wild Card.
5.- La creación del segundo Wild Card y su eliminación en un juego.
6.- El reacomodo de los equipos en sus divisiones, ahora hay 5 por grupo.
7.- El pase de Milwaukee a la Liga Nacional y de Houston a la Americana.
8.- La actualización de las reglas de juego con incorporación de normas anti colisión en el plato, por ejemplo.
9.- La posibilidad de abrir en casa a la liga ganadora del Juego de Estrellas.
10.- La aplicación de la repetición instantánea para batazos de cuadrangular o foul.
11.- La creación del departamento de revisión de jugadas, con lo cual se pueden revisar decisiones de los umpires.
12.- La expansión del deporte hacia mercados internacionales más allá de Latinoamérica y Japón, como Europa y Australia.
13.- La creación del Clásico Mundial de Béisbol.
14.- La creación y actualización de una política antidopaje acorde con los tiempos modernos.
15.- La implementación de cascos para los coaches de tercera y primera base.

Y uno que pasa desapercibido y es haber llegado a por lo menos 20 temporadas en sana paz con el sindicato de jugadores, firmando contratos colectivos sin tener la necesidad de llegar a una huelga o cierre de puertas por parte de jugadores o propietarios, esto también gracias al heredero, el actual Comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred.

Selig se despide por la puerta grande, tiene su estatua en el Miller Park de Milwaukee y deja un legado de crecimiento del béisbol en números impresionantes, con el retorno de los fanáticos a los estadios, con 23 parques nuevos,  con nuevas marcas impuestas, con la aplicación de la tecnología sin romper con la tradición, con la promoción y ascenso de las mujeres dentro de la industria, con nombres inmortales que jugaron y se despidieron durante su período al frente de la oficina ubicada en el 245 de Park Avenue.

A pesar de las cosas malas, gracias Bud.




Publicado el 30 de octubre en:

ESPN Deportes Miami
http://espndeportesmiami.com/el-fin-de-la-era-selig/

Miamidiario.com
http://www.miamidiario.com/deportes/beisbol/tecnologia/deportes/beisbol/cerveceros-de-milwaukee/grandes-ligas/chicago/medias-blancas-de-chicago/milwaukee/serie-mundial/giants/trofeo-del-comicionado/comicionado/allan-bud-selig/park-avenue/330417 

Venezuela al Día:
http://www.venezuelaaldia.com/2014/10/grandes-ligas-el-fin-de-la-era-selig/

miércoles, 22 de octubre de 2014

La eterna pesadilla

Arrancó hace días la temporada 2014-2015 de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional en la que los campeones defensores, los Navegantes del Magallanes buscarán la tripleta, mientras que el llamado “equipo del milenio”, los Tigres de Aragua inician un proceso de reconstrucción sin dos de sus piezas vitales, Buddy Bailey y Víctor Moreno.

Hace meses que las oficinas de los ocho equipos están acelerando los motores para tener todo listo antes de que se diera la voz de play ball.

Se acabó la espera de la fanaticada, de los patrocinadores, de esos héroes anónimos que nadie sabe que existen, o que les pasan por un lado y no se enteran que están allí, como son el personal de mantenimiento, de seguridad, los vendedores de bebidas, los que hacen las arepas, perros calientes y hamburguesas.

Pero también se acabó la espera para quienes se benefician ilegalmente de las actividades deportivas en Venezuela, y en especial del béisbol.

Para el momento en que escribimos estas líneas ya se han realizado dos encuentros entre los eternos rivales, Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes, con resultado de un triunfo por lado, ambos como visitante.

Por ende, ya en par de ocasiones los revendedores han hecho fiesta a costa del fanático alcahueta que les compra las entradas a precios exagerados.

Y es que así sean dos bolívares de los viejos por encima del precio original, de esa manera se contribuye, estimula y mantiene a esta plaga.

Mucha gente culpa a los equipos y a la propia LVBP por el problema de la reventa de entradas. En realidad la liga organiza el torneo como tal y los equipos se encargan de todo lo que sucede de las rejas del estadio hacia adentro: la operación, logística, cuál bebida o alimento entra, cuál empleado está autorizado para vender equis producto, a qué hora llega el autobús del equipo visitante, quién viene a cantar el Himno Nacional, cuál es el camión autorizado para ingresar al estadio a reabastecer la tienda del equipo local, saber si el gran Atilano averiguó por fin “¿pa´dónde van los Tiburones?”, o si el muy querido Chema seguirá con su acaparamiento al asegurar repetidas veces “¡ese es el mío!”, los equipos lo manejan absolutamente todo.

Hablo por la sede de Caracas, que es la que conozco.

Pocas horas antes del juego, lo que sucede puertas afuera del Universitario depende de la empresa de seguridad contratada de custodiar el estadio, y de la Policía Nacional Bolivariana.

Son precisamente los gendarmes los únicos encargados de custodiar el estadio desde el proceso de venta de entradas temprano en la mañana, así como de organizar el proceso de compra de tickets, o en criollo, de organizar las colas para comprar las entradas del juego.

En los Magallanes-Caracas los revendedores se dan banquete, y Juanita que hizo la cola desde las cinco de la mañana no consiguió boletos, mientras que Heriberto tuvo que volver a casa con las manos vacías pese a llegar al estadio a hacer la cola antes de que saliera el sol.

Ambos, como muchos, se preguntan, ¿cómo es posible eso? Y lo peor es la indignación que sienten cuando cualquier amigo pudo entrar al estadio y les comentó que vio en la plaza a gente con paquetes de entradas vendiéndolos a precios inimaginables.

¿Cómo sucede eso?


Sencillo, en el momento en que escribimos estas líneas, de seguro hay muchos fanáticos haciendo cola para comprar entradas para el Magallanes-Caracas del 22 de octubre, que no se han dado cuenta de la organización de los revendedores.

Amigo/a, cuando vaya al estadio fíjese que la cola organizada por la Policía Nacional Bolivariana se inicia desde la parte superior de la plaza de los estadios, que está entre el estacionamiento estructural y las taquillas del Universitario que están bajando las escalinatas, un área bastante amplia donde se hacen las micro colas para adquirir los boletos.

Los uniformados colocan barandas en la plaza, metros antes de las escalinatas, de manera que quien está de primero en la cola antes de bajar no pueda ver lo que sucede en la antesala a las taquillas.

Ahí está el detalle, como dijo el siempre admirado Cantinflas.

Es que los revendedores entran por el puente que une Plaza Venezuela y los estadios, allí caminan desde las taquillas de gradas hasta las de tercera base, se sientan a esperar en el muro donde termina la plaza de los estadios, es decir, viéndolo desde la cola, bajando las escaleras a la izquierda.

¿Pasan sin que ningún funcionario les diga nada? No.

Para eso hay un santo y seña, que en definitiva les da vía libre hasta llegar al muro que está diagonal a las taquillas. Allí esperan a que el funcionario de más rango en el sitio les dé acceso.

Obviamente desde la Plaza de los Estadios no se pueden divisar, para evitar ser demasiado evidente, este funcionario deja pasar fanáticos por lotes de cinco, 10, 15, dependiendo de cómo esté la cola. El aficionado que está esperando para comprar sus entradas al ver que le dan acceso a las taquillas siente que ve la tierra prometida y obviamente la atención está en las cinco o seis personas que tiene adelante en la cola sin percatarse que a pocos metros detrás están los revendedores esperando su turno al bate.

Ya cuando quedan pocos en cola, el uniformado deja pasar a pocos revendedores y los coloca de últimos en cada fila sin que nadie se percate, pues, para quien está hambriento de entradas para disfrutar el juego, estas personas son otros fanáticos más y no les presta atención.

Los equipos han reforzado los controles y de hace varias temporadas hasta ahora venden dos entradas por persona, o mejor dicho, por cédula o pasaporte nacional o extranjero. Si usted se pregunta cómo hacen los revendedores para tener tantas entradas, pues, la respuesta es sencilla: un trabajo en equipo bien estructurado en el que participan muchas personas ya que la tajada es grande.

Y ojo, la policía ha capturado a revendedores haciendo de las suyas boleta en mano en los alrededores del estadio, pero eso es sencillamente la aplicación de la norma monopólica de “no aceptamos competencia”.

Ahora que usted sabe esto, esté pendiente al ir a comprar honestamente sus boletos, y de usted depende si callar o denunciar a estas mafias.

Además, hablando de leyes económicas, pues, si no hay demanda, no hay oferta. Así que desde este teclado les invitamos a no comprar a los revendedores.



Publicado el 22 de octubre de 2014 en:

Venezuela al Día
http://www.venezuelaaldia.com/2014/10/reventa-de-entradas-la-eterna-pesadilla-del-beisbol-venezolano/ 

Miamidiario.com
http://www.miamidiario.com/deportes/beisbol/venezuela/beisbol/leones-del-caracas/navegantes-del-magallanes/carlos-guillen-altuve/revendedores/330177 

Runrun.es
http://runrun.es/deportes/163960/la-eterna-pesadilla-por-carlos-guillen.html 

ESPN Deportes Miami
http://espndeportesmiami.com/la-eterna-pesadilla/

jueves, 16 de octubre de 2014

Reales de Kansas City: inspiración y confianza a la Serie Mundial

No son los Tigres de Detroit, ni los Angelinos de Los Ángeles-Anaheim, ni los Yankees de Nueva York, ni los Atléticos de Oakland, mucho menos los campeones defensores Medias Rojas de Boston… los campeones de la Liga Americana son los Reales de Kansas City.

¿Cuántos de ustedes amigos lectores en abril pusieron a los Reales en la Serie Mundial?

Me sumo a ustedes… yo tampoco.

Y es que la tendencia ha sido que los equipos que avanzan a estas instancias deben tener nombres rimbombantes y uno que otro contrato grande que se convierta en el pilar fundamental de la novena.

Por ende, uno piensa que en un line up de Serie Mundial debería tener obligatoriamente apellidos como Jeter, Pedroia, Ortiz, Lester, Trout, Teixeira, Cabrera, Pujols. Sin embargo, los representantes de la Liga Americana en el clásico de octubre son Escobar, Cain, Hosmer, Moustakas, Infante, Gordon, Pérez, Butler y Aoki.

¿Quiénes son esos desconocidos? 

En términos coloquiales estos Reales de Kansas City son una parranda de chamos que están disfrutándose el juego haciendo las cosas pequeñas, sacando ventaja de pequeños detalles y haciendo carreras de cualquier manera. ¡Y aún no roban bases como se ha esperado!

La rotación abridora cumplió y el bullpen cerró la Serie de Campeonato con 1.13 de efectividad colectiva dejando que la ofensiva rival les bateara para un pírrico .172.

Ni hablar de la defensa, que tiene a los productores de SportsCenter con la tarea hecha cada noche, pues, las jugadas de feria son la orden del día.

Y Ned Yost se convirtió en el primer mánager en la historia de las Grandes Ligas en llegar a 8 victorias consecutivas en postemporada.

Es eso, la entrega, el deseo por ganar, por decirle y demostrarle al planeta que los demás equipos tienen que envidiarles todo y que están allí no por casualidad.

El ex cerrador de los Phillies de Philadelphia y ahora analista de MLB, Mitch Williams, se preguntó en su cuenta de Twitter “¿Cómo se coloca en una hoja de anotación el concepto de confianza? Hay cosas que no se pueden medir” y aprovechó para mandarle sus saludos a los sabermétricos. Coincido con Williams y me atrevo a añadirle otro punto intangible que es fundamental en esta etapa de la temporada y que considero que se evidencia en Kansas City y que quizás puede definir a este equipo y es “inspiración”.

Estos muchachos no tienen nada que perder, no tienen cuentas pendientes ni deudas con nadie, su presión pudiera venir de la responsabilidad de emular a George Brett y compañía en aquella temporada de 1985, la última del equipo en Series Mundiales hasta ahora y que pocos en este roster pudieron ver, ya que muchos no habían ni nacido. Pero esa presión se diluye en la empatía y compenetración de los jugadores entre sí y de ellos con los fanáticos que han reventado el Kauffman Stadium.

Kansas City cuenta con veteranos como Raúl Ibáñez y Omar Infante, ambos con experiencia en Series Mundiales. James Shields podría colarse entre ellos por la baranda. Pero también cuentan con jóvenes con historias interesantes, como Lorenzo Cain.

El guardabosques central de Kansas City está en su cuarta temporada en las mayores, fue drafteado por los Cerveceros de Milwaukee cuando estudiaba en el Tallahassee Community College. Al ingresar a esa casa de estudios formó parte de los entrenamientos para ser miembro del equipo de baloncesto, pero fue descartado por el coach. Pese a su frustración su madre lo impulsó a seguir practicando deportes (excepto fútbol americano) por lo que optó por el béisbol, y ahí está, convirtiéndose en el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana dentro de múltiples opciones que tuvieron los reporteros que votan para este premio.

Este equipo tiene la seguridad de que las cosas le van a salir bien, que cuentan con las piezas para dar un buen espectáculo y pelear con el cuchillo entre los dientes mientras esconden una sonrisa, por alzar el trofeo de campeones mundiales.


La Serie Mundial arranca en su patio el próximo 21 de octubre, sólo falta esperar si el viaje de visitantes será hacia la frontera este del estado, o hacia la costa oeste de la nación.



Publicado el 16 de octubre de 2014 en:

ESPN Deportes Miami:
http://espndeportesmiami.com/reales-de-kansas-city-inspiracion-y-confianza-a-la-serie-mundial/

Venezuela al Día:
http://www.venezuelaaldia.com/2014/10/reales-de-kansas-city-inspiracion-y-confianza-la-serie-mundial/

miércoles, 15 de octubre de 2014

Los Dodgers en reconstrucción

Por estos días las noticias obligadas en el mundo de las Grandes Ligas son los resultados de las Series de Campeonato de Liga. Y es que con unos Reales de Kansas City inspirados y los Gigantes de San Francisco sacándole ventaja a la ausencia de Yadier Molina en la receptoría de los Cardenales de San Luis, pues, hay muchas cosas por decir.

Poco se escribe ya de que San Luis llegó pasándole por encima a la nómina más cara de las mayores por segundo año consecutivo… y cosas así.

Pero el pasado 14 de octubre se produjo una noticia a nivel gerencial que puede ser importante a mediano plazo y vino desde Tampa.

El Vicepresidente de Operaciones Deportivas (o de Béisbol), Andrew Friedman, anunció su renuncia para unirse a los Dodgers de Los Ángeles como su nuevo Presidente de Operaciones Deportivas.

Lo importante es, más allá del reajuste dentro de las oficinas en Chavez Revine, que los Dodgers decidieron enfocarse en trabajar desde abajo para construir un equipo ganador sin gastar la salvajada de dinero que han derrochado en jugadores específicos, muchos de los cuales no han podido rendir como se esperaba.

Friedman es, quizás, uno de los ejecutivos que más ha pasado desapercibido dentro del mundo del béisbol y que ha tenido un impacto positivamente destacado en su gestión.

 Es el artífice de la creación de uno de los sistemas de ligas menores que mejores frutos ha rendido a su organización. Armándolo de arriba abajo con un engranaje casi perfecto entre nómina de jugadores, coaches y técnicos, filosofía de trabajo y de la organización, y, quizás una de las principales patas de esa mesa, un departamento de scouts envidiable.

Entre sus resultados tangibles está el haber conformado una rotación de pitcheo encabezada (ahora ante la salida de David Price), por Alex Cobb, Chris Archer, Jake Odorizzi, Jeremy Hellickson y Matt Moore. De todos, sólo Odorizzi no proviene de las menores de Tampa Bay.

Y precisamente aquí está otro de los puntos a destacar de Friedman, Odorizzi llegó a la costa oeste de Florida acompañando a Will Myers, quien fue electo Novato del Año en 2013. Ambos fueron cambiados desde Kansas City por el derecho James Shields.

El conocimiento de los nombres de los jugadores de las menores de su equipo y del de los rivales es un punto a favor del nuevo directivo de los Dodgers. Por ejemplo, cuando los ojos de todos estaban sobre a dónde iría a parar David Price cercano al 31 de julio, los Dodgers contactaron a Friedman para adquirirlo y de acuerdo con fuentes citadas por Ramona Shelburne de ESPN.com “siempre pidió los prospectos correctos, no los que todo el mundo conoce”.

Price fue cambiado a los Tigres de Detroit en una transacción a tres bandas que trajo a Tampa al zurdo Drew Smily, quien no tendría espacio en la rotación ante la llegada de Price, y al infielder Willy Adames.

Eso se logra con un buen sistema de scouts, que hacen las funciones de espías para ese tipo de momentos.

Ahora Friedman tendrá más rango de acción. Harto conocido es que la nómina de Tampa Bay no se compara con la de los Dodgers, y ahora podrá re ensamblar la organización de arriba a abajo con un presupuesto gigante y toda la disposición de la organización a dejarlo ver sembrar la misma semilla que metió a Tampa Bay en la postemporada en varias ocasiones y con un presupuesto mucho menor.



Publicado el 15 de octubre de 2014 en:

ESPN Deportes Miami
http://espndeportesmiami.com/los-dodgers-en-reconstruccion/

Miamidiario.com
http://www.miamidiario.com/opinion/deporte/deportes/florida/beisbol/cardenales-de-san-luis/dodgers-de-los-angeles/dodgers-/carlos-guillen-altuve/carlos-guillen/329928 

Venezuela al Día
http://www.venezuelaaldia.com/2014/10/los-dodgers-en-reconstruccion/

jueves, 9 de octubre de 2014

Se fueron los grandes, quedan los inspirados

Al comenzar la postemporada estaba claro que el comodín de la Liga Americana, los Reales de Kansas City iba a tener que sudar la gota gorda para avanzar a las Series de Campeonato de Liga, pero este equipo descalabró de arriba abajo las quinielas de conocedores y aprendices.

Además, pocos dejaron fuera en sus apuestas a Washington, Los Ángeles, Detroit y Anaheim como protagonistas de las Series de Campeonato de Liga.

Fuera de carrera quedaron el “moneyball” de Oakland, y la nómina más alta de las grandes ligas con los Dodgers, la mejor rotación de abridores con Washington y ofensivas temibles como las de Detroit o Anaheim.

Los Tigres de Detroit se proclamaron campeones del Centro el último día de la temporada regular lo que motivó que los ojos de todos se voltearan hacia la rotación de abridores, encabezada por Max Scherzer, Justin Verlander y el recién llegado David Price.

Sólo para que entiendan el contexto, esos tres nombres han sido los ganadores del premio Cy Young en las últimas tres temporadas.

¿Por qué no enfocarse en la ofensiva?

Sencillamente porque Miguel Cabrera, Víctor Martínez, Torii Hunter, Alex Avila, Ian Kinsler o J.D. Martínez podían convertir en fuego cualquier candelita.

Y precisamente, en las series de postemporada se impone el pitcheo, así lo dicen los protagonistas.
Durante el invierno pasado la directiva de Detroit salió de Prince Fielder para conseguir a Kinsler y así ahorrar suficiente dinero para hacerle una buena oferta a Scherzer quien será agente libre al finalizar esta temporada.

Por ese lado parecía bien el movimiento sabiendo que Fielder no estaba cómodo en el clubhouse y que podría convertirse en un problema.

Pero Detroit sigue cojeando de la pata del pitcheo de relevo. La adquisición de Joe Nathan no fue una de las más aplaudidas por parte de la fanaticada y he aquí, quizás, la caisa de que Detroit se vuelva a quedar en el camino…

Nathan no fue garantía durante la temporada regular, pese a que venía a tapar un boquete en el puesto de cerrador. Joba Chamberlain fue un desastre, cerrando la postemporada con efectividad de 108.00. Joakim Soria culminó aceptando cinco carreras en una entrada completa de labor que completó en dos juegos.

Los Orioles de Baltimore sacaron el mayor provecho del libro de Alfred Hitchcock que ha sido todo el año el cuerpo de relevistas de Detroit, mientras que el manager de los Tigres, Brad Ausmus, estiraba a sus abridores para evitar tener que sufrir desde temprano con sus relevistas.

Ahora el Gerente General, Dave Dombrowski, tendrá que rearmar el equipo con Hunter a punto de anunciar su retiro, Martínez buscando contrato de tres años y además, reestructurar el bullpen.

¿Anaheim fuera o Kansas City dentro?


En la otra serie, o mejor dicho, la otra barrida, los Reales de Kansas City demostraron que la química, la inspiración, el momentum y todos esos intangibles juntos pueden dar resultados.

Pero no les fue tan fácil, dos extrainnings consecutivos a 11 para luego humillar a C.J. Wilson haciendo que lo sacaran sin completar el primer episodio y concretar la segunda barrida en la ALDS de este año. Mike Moustakas, Eric Hosmer, Salvador Pérez, James Shields y compañía tienen una misión importante este año, y es devolver la alegría a una ciudad que no está en una Serie Mundial desde 1985, pero lo están haciendo sin presión y lo mejor de todo es que se nota que lo están disfrutando.

Anaheim era el favorito de la serie ante KC, pero a Mike Scioscia no le cuajaron las mezclas, pues la ofensiva se enfrió, al punto de apenas fabricar seis carreras en toda la serie y el cuerpo de relevistas acusó las entradas extras.

Series de pitcheo


Los Nacionales de Washington contaron con la mejor rotación abridora de las grandes ligas, con una efectividad que apenas pasaba las 3.00 carreras. Pero se les fue la vida en detalles.

Una decisión del manager, Matt Williams, sacando a Jordan Zimmermann en el noveno inning del segundo juego motivó que se jugaran 18 entradas para caer 2-1 cuando estaban adelante por la mínima cuando salió Zimmermann.
Bryce Harper se graduó de jugador en postemporadas echándose el equipo al hombro, pero no fue suficiente, pues el relevo no pudo hacer el trabajo milimétrico.

Cardenales, el papá de los Dodgers


Un número lo dice todo: .909 en porcentaje de victorias en postemporada con un mínimo de 10 juegos disputados. Es decir, que San Luis es la piedra en el zapato para Los Ángeles en postemporada, y sólo con decir que le ganaron dos veces al pitcher más dominante de las mayores 10-9 y 3-2 se resume que los dirigidos por Mike Matheny tienen las herramientas para meterse por la baranda en la Serie Mundial.

¿Será el final de la era de Don Mattingly en los Dodgers? Puede ser. Además colocar como corredor emergente a Yasiel Puig en el noveno del último juego, quien tenía un tobillo lastimado, haya sido la guinda.





Publicado el 8 de octubre de 2014 en:

ESPN Deportes Miami
http://espndeportesmiami.com/81974/

Venezuela al Día
http://www.venezuelaaldia.com/2014/10/playoffs-se-fueron-los-grandes-quedan-los-inspirados/

Miamidiario
http://www.miamidiario.com/opinion/deporte/deportes/beisbol/detroit-/dodgers-de-los-angeles/dodgers/opinion/kansas-city/yasiel-puig/series-de-campeonato-de-liga/329710