domingo, 17 de mayo de 2015

Miami: el nuevo plan de retiro de MLB

Miami.- Cuando uno se independiza de sus padres, una de las primeras cosas que le dicen es que uno debe prepararse para el retiro.

Buscar un fondo de pensión o jubilación, ahorrar para ese momento en que el cuerpo ya no deje al espíritu hacer lo que quiere cuando quiera. En el deporte profesional sucede igual, el objetivo de acumular suficiente para los años después está siempre presente. Por ello, muchos jugadores a veces aceptan contratos que suenan pequeños al lado del posible dinero que podían recibir si esperan uno o dos años.

Los managers, coaches y agentes tienen la misma mentalidad, es algo normal en cualquier deporte. Pero desde este domingo, una alternativa novedosa parece asomarse para recibir buen dinero sin trabajar mucho, incluso, colgando el uniforme antes del final del contrato garantizado… y es ser técnico de los Miami Marlins.

Veámoslo así, ¿a usted le gustaría tener un trabajo, y que en cualquier momento lo manden para su casa por el resto del contrato con todos los beneficios y sueldo garantizado?

Como para pensarlo, ¿no?

Ese es el caso de al menos los últimos dos mánagers de los peces, Oswaldo Guillén, y ahora Mike Redmond… y quizás el nuevo mánager que designen este lunes 18 de mayo de 2015.

Guillén sigue cobrando hasta el final de esta temporada, y Redmond había renovado contrato hasta el 2017.

Además, el equipo del sur de Florida también le está pagando el remanente del contrato al ex Gerente General, Larry Beinfest, quien fue despedido al culminar la temporada 2014.

Entonces, son tres ex empleados que siguen recibiendo su jugoso cheque cada quincena sin generar ni siquiera un impulso eléctrico de sus músculos en favor de la novena de la pequeña Habana.

Y es que ha sido una tendencia desde el año 2006 en la franquicia, pues desde esa temporada, han pasado siete managers (Joe Girardi, Freddi González, Edwin Rodríguez, Brandon Hyde, Jack McKeon, Oswaldo Guillén y Mike Redmond) y únicamente McKeon en 2011 no recibió la visita de David Sampson y compañía para pedirle que recogiera sus pertenencias y limpiara la oficina.

Ojo, McKeon era el tercer manager del equipo esa temporada y tras dejar balance de 40-50 anunció su retiro, dejando con las ganas a Jeffrey Loria.

Ahora, Redmond deja el equipo con 16 ganados y 21 perdidos esta temporada, en el cuarto lugar de la división, a seis juegos de la punta, con 3 y 7 en los últimos 10 y casi adornado con un nohitter de Shelby Miller que de no ser por Justin Bour hubiese puesto las maletas de Redmond en la puerta del estadio antes de que entrara al clubhouse de regreso del terreno.

Antes del arranque de la temporada, muchas expectativas giraron en torno al equipo tras la adquisición de Martín Prado, de Dee Gordon, la extensión de contrato a Giancarlo Stanton, el regreso de José Fernández. El equipo tenía nuevas caras que lo ponían a competir, en teoría, con Washington por la punta de la división.

Redmond no es responsable de la lesión de Henderson Álvarez, ni del pésimo arranque de Matt Latos ni de Steve Cishek. Tampoco lo es de los descomunales jonrones de  Stanton o del tremendo arranque de Dee Gordon.

Sencillamente estaba poniendo las piezas con que contaba y que serán las mismas para quien venga.

Stanton había dicho semanas atrás que “no había chispa en el equipo”, y los ojos de todos voltearon a la oficina de Redmond, a lo que la directiva salió al paso garantizándole el trabajo al estratega.

Moraleja, si le dicen que su trabajo está asegurado, empiece a actualizar el currículo.


Por lo pronto, Redmond estará tranquilo en su casa, compartiendo con su familia y recibiendo el jugoso sueldo que le garantizaron los Marlins hasta el final de 2017, algo que le dará mucha tranquilidad para su retiro cuando le venga.



Publicado el 18 de enero de 2015 en ESPN Deportes Miami
http://espndeportesmiami.com/miami-el-nuevo-plan-de-retiro-de-mlb/